Tratamiento de las Aftas
Aftas
Síntomas de las Aftas
 

La boca

La cavidad bucal está recubierta por una mucosa sometida constantemente a pequeños traumatismos que pueden originar erosiones y ampollas.
La boca es muy rica en microorganismos debido a los alimentos, bebidas, aire, dedos y objetos diversos. Además, gracias a su temperatura, humedad, numerosos repliegues mucosos, restos alimentarios y el sarro de dicha cavidad, favorecen el desarrollo de los microorganismos.
La saliva contiene medios propiamente bucales, como las células y exudados mucosos, restos alimentarios, productos de fermentación, flora bacteriana y hongos, que se desarrollan particularmente en contacto con los dientes, en los fondos de sacos gingivales y entre las papilas linguales.
Todo ello hace que los traumatismos puedan infectarse, que aparezcan llagas o aftas.


¿Qué es una afta?

Las aftas son lesiones ulcerosas de la mucosa bucal que cursan con ardor, picor intenso y dolor. En este tipo de lesiones, se produce una erosión de la mucosa superficial aumentando la probabilidad de infección y posibles complicaciones.
También son conocidas como aftas orales recurrentes (AOR) puesto que pueden aparecer en numerosas ocasiones a lo largo de la vida. Esta condición puede comenzar en la niñez, pero se presenta mayoritariamente en adolescentes y adultos jóvenes.


Epidemiología
Las aftas son un trastorno frecuente y muy molesto que afecta al 25% de la población en algún momento de la vida. El 50% de la población que padece aftas las presenta antes de los 20 años. Aparecen en cualquier época del año aunque son más frecuentes en primavera y otoño.

Síntomas

Las aftas son de color blanco o amarillento con un halo eritematoso y con edema dibujando su contorno. En función de la gravedad la profundidad puede variar y su tamaño oscila entre 1 y 10 mm de diámetro.
Las aftas son lesiones ulcerosas muy molestas debido a que la boca es un órgano en constante movimiento pudiendo dificultar la alimentación o incluso el habla. Provocan ardor, dolor y picor muy intensos desde días antes de su aparición hasta su completa desaparición.
El tiempo de curación no es un parámetro fijo porque dependerá de la gravedad de la afta. Suelen tardar entre 7 y 10 días en sanar aftas leves pudiendo llegar a meses en aftas graves o con complicaciones. Aparecen de una en una o incluso en grupos formando una sola afta de contorno irregular.


Clasificación de las aftas



En caso de aftas herpetiformes y otras lesiones como traumatismos o quemaduras en la boca se recomienda acudir al médico antes de iniciar cualquier tratamiento para evitar complicaciones.

Diferencias con herpes simple

La apariencia de ambos a menudo son similares, aún así hay características propias de cada afección que las diferencia y ayuda en el diagnóstico.



Ante cualquier duda en su diagnóstico, es preferible derivar al médico para evitar complicaciones.

Etiología

El origen de las aftas es diverso, aunque podría estar relacionado con una reacción frente a bacterias comunes en la flora bucal. Puede haber cierta predisposición familiar si uno de los padres también las padece o mayor aún si son los dos.
Los agentes desencadenantes son muchos y muy diversos, entre ellos se encuentran:

  • · Estrés.
  • · Traumatismos orales al masticar.
  • · Llevar ortodoncia.
  • · Falta de ciertas vitaminas y minerales de la alimentación (en especial
       hierro, ácido fólico o vitamina B12).
  • · Cambios hormonales.
  • · Alergias alimentarias.
Las aftas también aparecen como consecuencia de otras patologías de mayor envergadura como:
  • · Las enfermedades inflamatorias intestinales, Crohn o Colitis
       Ulcerosa.
  • · Enfermedad celíaca
  • · Inmunodeficiencia por VIH
  • · Pacientes en tratamiento con quimioterapia o radioterapia